¿Qué es mejor: plato de ducha o bañera?

Entre todas las consideraciones que deben tenerse en cuenta cuando se trata del cuarto de baño, tener que elegir entre plato de ducha o bañera se presenta como una de las dudas más recurrentes, pues la verdad es que ambas alternativas disponen de sus respectivas ventajas y desventajas, siendo imposible poder determinar cual es la mejor, ya que lo cierto, es que se trata más que nada de la necesidad particular del usuario.

Así pues, en medio de un debate que por una parte insiste en la comodidad y de otro lado en la funcionalidad y aprovechamiento del espacio, cuando se trata de garantizar los hábitos de higiene y un toque de estética en una dependencia tan importante como lo es el baño, vale la pena tener en cuenta los siguientes puntos claves.

Razones para tener una bañera

  • Relajación y comodidad: el placer de un baño de espuma es algo incalculable que se hace realidad gracias a una buena bañera. Esencias aromáticas, velas, música y quizás una copa de vino, incluso este elemento puede convertirse en el sitio de un encuentro romántico.
  • Una pieza bella que resalta: sus formas, colores, acabados y diseños, además del espacio que como tal ocupan, consiguen que la bañera se convierta en el elemento protagonista del espacio, lo cual permite una decoración única que te ayudará a marcar la diferencia y a innovar.
  • Es perfecta para los niños: la bañera es la gran aliada de los juegos infantiles y del propósito de hacer de la hora del baño, el momento más divertido del día. Lo mejor de todo es que no hace falta llenarla a tope para que los pequeños con un poco de imaginación, la pasen increíble.

Razones para tener un plato de ducha

  • Funcionalidad: si algo hay que admitir, es que hoy en día las dimensiones de los cuartos de baño no son muy favorecedoras en términos de espacio, haciéndose necesario mobiliario y complementos pequeños que garanticen el poderse desenvolver sin obstáculos y en este sentido, el plato de ducha es una excelente opción.
  • Permiten un considerable ahorro de agua: nunca serán iguales la cantidad de litros que se utilizan en la ducha que en la bañera, aquí el plato de ducha tiene todas las de ganar y se queda con el título de amigable con el planeta.
  • Más accesibles: el ingreso a la ducha es mucho más simple que a una bañera, siendo especialmente favorecedor para los adultos mayores.

¿Con cuál te quedas?

La verdad es que las dos alternativas permiten maravillosas decoraciones, la bañera, por ejemplo, estimula la elección de lámparas de techo para conseguir un toque elegante o llamativo, además, la instalación de repisas con toda clase de elementos que le aportan autenticidad al espacio.

Por otra parte, el plato de ducha se sirve de una buena grifería para incrementar su impacto positivo, igualmente, de poderlas encontrar casi que a medida y así concentrarse solamente en la creación de contrates, en la originalidad de la mampara y quizás en la disposición de estanterías en vertical.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>